Sunday, May 20, 2007

La necesidad inventada de sentirse parte de algo. Las marcas grabadas en el grito de niños que crecen con ideas de límites incrustadas hasta los cimientos. Las marcas grabadas en seres plantas, que nacen, se desarrollan, se reproducen y mueren, nacensedesarrollansereproducenymueren, nacensedesarrollansereproducenymueren… eternamente. Somos los que nos hemos dejado ser, culpables de dejar pasar segundos, minutos y horas frente a nosotros, esperando nada. Productos desechables que se retroalimentan hasta la muerte. La muerte, en la vida y en la guerra la muerte es lo único seguro, dicen, pero ni eso, pues mientras esperas nada tu cuerpo se hiela y se parte en dos frente a desconocidos irracionales que te revuelven, te llenan con papeles y luego llenan papeles, un papeleo en mas de un sentido.

Como es que podemos ver con asombro que al principio de los tiempos la gente se comiera entre si para sobrevivir, al menos ellos tenían una buena razón. El mundo es una vergüenza y nosotros unos desvergonzados que no asumimos la culpa, mientras unos se afanan en sus intereses, otros trabajan por ellos, otros matan y otros se quejan, algunos nos asombramos sin intervenir, sin asumir que la culpa no es de esos pocos que hace mal, sino de todos los que no intentamos evitarlo.

En sus cabezas directrices y en sus manos cicatrices.
Son los resultados de una sociedad que coagula, que deja de respirar porque en su cuerpo lleno de frustraciones ya ni el aire tiene espacio, que se enfría y se pone rígido, cual cadáver asesinado por doctrinas banales, por costumbres preocupantes, por guerras en las que todos pierden, pues al final todos mueren, por dentro o por fuera. El mundo es una vergüenza y nosotros unos desvergonzados que no asumimos la culpa; nacensedesarrollansereproducenymueren… eternamente.

2 comentarios:

Alonso said...

Huyyyy. Son pensamientos parecidos a los que tengo yo hace años. "...Nosotros unos desvergonzados porque no asumimos las culpa...". Esa oración me quitó el habla, me puso la piel de gallina. Que cierto es. Pero no es fácil asumirla. Yo pienso muy parecido a ti y me siento solo. Uno contra al mundo, uno que quiere hacer las cosas distintas, desde no contaminar el planeta y lo demuestra botando la basura en la calle donde corresponde, hasta hacer el bien al prójimo, sin trata de abusar de él o sacarle provecho personal. Pero solo soy uno. Yo creo que muchos nos sentimos así. Entonces la pregunta es ¿Cómo diablos hacemos para unirnos?. ¿Un simple Blog funcionará como primer paso?. No sé. Uno se siente atado de manos al ver el curso que siguen las cosas. Ojalá de acá salgan respuestas...

П§. ©∂Пїℓїℓℓ∂ said...

Se parece a mi hipotesis del fin del mundo....

asi es la vida

algun dia el declive moral tendra que tocar fondo y todo empezará a subir