Sunday, March 15, 2009

Hace millones de años que no escribo algo acá. Hoy me dieron ganas así que dejo esto. No sé muy bien por qué lo escogí, sólo sé que me gusta.
Bueno, que todos tengan un buen semestre de clases/trabajo/estiramientobolístico.



Abre los ojos, pone un pie en el suelo y se mira al espejo pensando en lo que hará en el día. Levanta su taza del suelo y la llena de café.

El proceso es el mismo. A diario. Sin errores.
Cada día cree que la secuencia es más "limpia". Menos compleja y más perfecta.
Cada taza de café, ya sea descafeinado o de grano, parece un nuevo comienzo
porque todo funciona.
"Fun-cio-na".
Y un día trece, o martes o viernes, hay que luchar contra la energía cósmica que dice que todo saldrá mal.
Pero no es el cosmos el que no funciona, es ella.
Y luego, llega este asistente/personaje/extra que le dice que no hay un "día trece"
que temer. No hay un cosmos contra ella, sólo hay una taza sucia.
Esa misma... si, esa misma que llena y llena de café, una y otra vez, pero que no limpia, porque no sabe cómo.
Porque dicen que es caro mandarla a limpiar y que, además, hay poca gente que lo hace porque es un trabajo difícil y desgastante.
Evidentemente lo primero que piensa es botar esa taza, tan dañina y prescindible, pero no puede. Porque no tiene otra.
Y a partir del momento en que le dijeron que estaba sucia, ve cada una de sus manchas. Las toca y de vez en cuando remueve una que otra con el dedo chico, pero la mancha más importante aún sigue intacta.
Y cada vez que intenta tomar agua o té, el sabor amargo aparece y le recuerda que esa es una taza de café. Que no sirve para otro sabor. Que, por más que quiera limpiarla, estará siempre manchada.

Y despierta, piensa que hará en el día, pone un pie en el suelo, toma su taza
y suelta una lágrima pensando en que quizás no es lo mejor, pero es lo único
que tiene.
Piensa que, si usa sólo a ratos su taza, podrá olvidar que está manchada

y podrá evitar que otro asistente/personaje/extra le recuerde de nuevo
que ya no hay nada que hacer.

8 comentarios:

pablo said...

me senti erstrañamente identificado con la situacion... que puede ser o una taza, una pelota, un computador, otra persona, yo mismo, etc
muy aplicable su comentario, mi pregunta es como sacamos la mancha?
T_T

chaleco! jijiji
chau
saludos!

Elilu said...

Mmm... yo creo que simplemente no sale. No se quita, porque cada experiencia humana se traduce en una mancha, en una marca, entonces, al borrarla, dejamos de ser nosotros mismos.
Quizás y sólo quizás el mote está en aprender a vivir y omitir la mancha, creo yo.

No le parece, sito Pablo?

en efe eme said...

elilaila, esto implica entonces que términemos siendo un tipo extraño de Dálmata?- shuper loco.


Oye, yo creo que la culpa si es del cosmos. yo soy tan importante que el cosmos me envidia y no quiere que sea feliz =D


saludos young pablo, saludos elilush!
muuuà!

pablo said...

aaahhh...
manchados!
tal vez la mancha nos hace imperfectos... o la mancha nos hace buscar algo mejor... pero si sita eliu, tiene razon, me parece.
un dalmata... o una vaca! =D



excelente
saludos jefa! saludos elilu! aaha! habia leido eliu! la vista engaña!

Javiera said...

Como que se me hace familiar, pero no tengo muy claro poq'.

¿Sabian que las panteras son leopardos con "exceso de manchas" negras? ¿Y que las manchas o rayas de los animales son comop sus huellas digitales? No se han encontrado 2 cebras iguales, creo que vacas gemelas tpoco.

Quizas las manchas no son ni buenas ni malas, son simplemente algo que marca, que nos hace ser asi, "peculiares" por decirle de algun modo.

Ay! Me voy a alargar musho... estoy en la u sin nada-de-nada que hacer y escuchando Roxette u.u

Javiera said...
This comment has been removed by the author.
en efe eme said...

:O
no sabía lo de las panteras, si lo de las cebras.. shuper loco.

y quizas claor, no son ni buenas ni malas.. a menos que sean como esos lunares cancerosos =P

saludos!!

=D

Emilio Pittet V. said...

Hola !

Lo que comentas sería uan verdadera pena. A demás de ser un buen medio para comunicarse y decir lo que uno piensa, yo me acabo de hacer un Blog nuevo.

Hay muchas cosas para aprender de los Blogspot's dentro de las aplicaciones, espero que no se acabe el sueño de la ñoñez.

Saludos!