No todos cambian

Wednesday, August 15, 2007

-Su nombre.
-Sofía- dije intentando disimular mi ansiedad.
-Vergara- dije distraídamente. En ese momento estaba buscando su habitación. Por teléfono me habían dicho que estaba cerca de la cabina de guardias. Pensé que se podría ver desde ahí, pero no pude distinguirla. Todas se veían iguales.
-firme aquí y vacíe su cartera en el mesón.
-le llevo unos lápices ¿hay algún problema?
-en absoluto. El doctor dice que es terapéutico que esta gente haga más que mirar moscas.

Sonreí. Su comentario me pareció molesto.- “Esta gente”- dije mientras caminábamos hacia su dormitorio.
-aquí es… 307- dijo la enfermera.
-por ahora lo que necesito es estar relajada- pensé- Como decía ese profesor “hagan una visualización positiva de lo que quieren obtener”
-Claro, como si fuera tan fácil-
Tomé la manija de la puerta y la abrí lentamente. El doctor dijo que cualquier movimiento brusco podría afectarla. Extrañamente la enfermera que me acompañaba se había ido. Quizás así era mejor.

-Hola ¿te acuerdas de mi?, claro que no. Como recordarías a la mujer que intentaste matar, cierto?... ah, debo reconocer que el blanco te queda . Como que es el color insigne de las psicóticas.- pensé… estuve a punto de decírselo, pero me contuve. Realmente no había viajado tanto para eso.
-Hola- dije con voz temblorosa- ¿Cómo estás?- una pausa- ¿Te tratan bien?- seguía sin responder. La situación se volvía cada vez más incómoda -¿puedes entender algo de lo que digo?
Estaba sentada en el suelo. Levantó su cabeza y puso su mano en el suelo. Quería ponerse de pie. Vi que aún tenía la cicatriz en el brazo. Casi me conmueve.

-¿Qué quieres?- dijo con voz extraña. Cansada. Casi sin vida.
-Quiero que me expliques por qué lo hiciste.
-Qué cosa?
-No te hagas la tonta. Que estés en un hospital psiquiátrico no te hace estúpida- dije intentando controlarme. Realmente quería golpearla.
-No sé de qué hablas- dijo mientras ordenaba su cabello. Se notaba que era lo único que cuidaba.
-¿Por qué hace 5 años intentaste matarme? ¿Ahí te quedó un poco más claro?
-Ah… claro… tu… siii… algo recuerdo, pero no mucho. Veo que no tienes marcas en tu cuello… me alegro- dijo sonriendo.
-Estúpida… realmente estas loca y al parecer yo también por esperar una respuesta.
-Bueno… ¿quieres saber por qué? Pues, no tengo la respuesta. Solo te vi y pensé que quizás sería entretenido saber qué se siente matar a alguien… bueno- soltó levemente una risa nerviosa- debo reconocer que después de ti, el asunto se volvió un hobbie.
El asco me dominaba… solo quería salir de ahí. Quería que se pudriera sola.

Y mientras me acercaba a la puerta, ella comenzó a reír. Sus carcajadas eran tan fuertes… el sonido era tan estridente que apenas podía contener las lágrimas.
Luego se levantó del suelo y corrió hasta mí… se acercó lo suficiente como para poder escuchar sus susurros.
-Tonta, debiste saber que lo que querías era imposible. ¿Quieres que te diga la verdad? No me arrepiento. Es más lo haría de nuevo… asúmelo… no eres capaz de enfrentar la verdad- dijo mientras reía. Seguí caminando intentando dejar de llorar
Abrí la puerta y el guardia entró rápidamente y la puso a dormir- ¿Está bien?- preguntó
-si… solo me asustó.
-debe tener cuidado, una mujer con un embarazo tan avanzado no debe exponerse a este tipo de cosas.
-Lo sé… muchas gracias- dije mientras salía del hospital.

Y cada paso me confirmaba que todo esto era verdad. Que quizás tenía razón y simplemente lo disfrutó. Quizás seria demasiado tonto pensar que toda la gente cambia.

6 comentarios:

Alonso said...

están de moda los psicópatas y psicóticos en nuestra sociedad hoy en día. Salen hasta en la tele.

ke ganas de poder entenderlos, saber como piensan. Sobretodo los psicoticos, como estructuran su mundo en una mente totalmente desestructurada...según nosotros.

buen cuento

Sr. invisible said...

buen cuento.

pero me dió miedo.
En realidad no de que un sicotico decida algún día que sería lindo matarme. me asusté porque muchas veces yo tengo impulsos como los de ella, no de matar pero si de hacer otras cosas, inofensivas.


"¿cómo se sentira meter los dedos en la margarina?"

Romaská said...

Bueno como el mundo cambia a mi pensar para peor la gente esta cada vez más individualista por lo tanto ya no valoran a los demás por lo mismo son capaces de pegarte un tiro cuando vayas por la calle sin razón aparente o quizas violarte porque es un resentido que se yo, la cosa esque de verdad cada vez da más miedo salir a la calle y eso que vivimos en un pais pequeño y más seguro que los demás.

Espero que cuando muera sea de forma natural...

angeles said...



elylongi/elyluser/primash+
ahaha a ti no te hace falta ver alguien te mira.. ahahahha, y me criticas a mi
muahahaha

oye winnie atento 10-4, me gustó el cuento, si el talento es cosa de familia viste! muahgahah..
nah, en serio me gustó. =D

cuidate pastela.

saludos!

angeles said...


ah..
me faltaron cosas..
digo, mas a fondo en el cuento mismo, creo que me dislocaban algunas palabras, es decir, coo que el lenguaje esta bien cuidado y en un solo tono, pero derrepente te sales de ese tono y caes en palabras como "no te hagas la tonta" "hobbie".. que no van con las demas, es como un lo unico que le cambiaria para que el lenguaje fuera parejo..

ahora si, saludos

cocinerodeldiablo said...

psicopatas,creo q es la tendencia por estos dias,asechas la presa,se descuida y ...

estuve leyendo tu blog.hace tiempo que no pasaba por aca.sige igual de lindo a como lo vi hace un tiempo atras.

antes era acargar.blogspot.com, por cosas de trabajo y otros lo deje y ahora empese de nuevo

saludos y bendiciones