Carta Abierta a los Hijos de la Democracia

Monday, December 11, 2006

(publicada originalmente en http://kendobabe.blogspot.com)

¡Guaaa, qué lata! Qué lata que una generación más siga creciendo con un odio que no les pertenece. Uds son hijos de la democracia, no pierdan el tiempo como sus padres o abuelos, ya es 2006 no la década del 70, no sigan con esa odiosidad sin transar es tiempo de empezar a mirar adelante de una vez y empezar a crecer como país, no de manera económica, de manera social, tenemos nuestras diferencias y qué rico que así sea. Empecemos de una vez a respetarlas, ya lo que hizo Allende, lo que hizo Pinochet, ya es parte de nuestra historia para bien o para mal y no podemos quedarnos discutiendo si estuvo bien o no, es hora de construir historia... Nuestra historia.

Vivimos un momento re importante, se cierra un capítulo más en la historia de Chile y de nuevo para bien o para mal, ahora es nuestro momento de empezar. Somos nosotros, Hijos de la Democracia los que debemos apuntar a la mejor de las quimeras o tal vez, no quimera, tal vez el mejor de los proyectos, la Unidad Nacional, sin odio, sin resentimiento, nosotros mismos con nuestros pensamientos, religiosos, políticos, de vida, cada uno distinto, cada uno igual, todos apuntando al respeto.

Respeto, qué palabra más linda, qué rico sentir que te aceptan en esta sociedad por lo que eres y vales, aunque tengamos nuestras diferecias, así se construye un país. Pero eso se puede lograr dejando todo esto atrás. No hablo de olvido, hablo de aprender las lecciones que este pasado reciente nos dejó y de ellas sacar lo mejor para no caer de nuevo en divisiones, divisiones que nos hicieron sufrir a todos por igual, aunque no lo crean, todo el país sifrió con esto y mucho. ¿Para qué seguir perpetuando eso, Hijos de la Democacia? ¿Vale la pena acaso arrastrar el mismo odio de sus padres sólo porque lo han heredado? Yo creo que no.

No nos convirtamos en esos viejos teclas que hasta hoy siguen peleando porque O'Higgins mandó matar a los Carrera, no creo que eso le haga bien a alguien ni a uds. ni a los que hieren con sus comentarios. Muchos de uds nacieron en el 90 o tal vez después del 85, ¿vale la pena que uds. carguen con los errores de nuestros ancestros? Hasta suena ridículo. No nos corresponden esos errores, nos corresponde empezar a construir. Volvamos a ser un país unido de nuevo, es tarea de todos nosotros, algún día muchos de uds serán padres y yo creo que mi mejor deseo es que uds les inculquen respeto, valor por las ideas del otro, valos hacia los drechos y deberes del otro y que las cosas se arreglan hablando y no a puñetazos, insultos y golpizas sólo porque piensan distinto de ti.

Sean bienvenidos a una nueva época en la Historia, Hijos de la Democracia, la suya, está en sus manos aprovecharla.

Paulina L.

5 comentarios:

Sr. invisible said...

Muy bonito, de verdad son muy buenos deseos. Estoy de acuerdo mientras en el discurso no aparezca el olvido y la omisión.
Pero me niego a que me quiten un buen tema de conversacion como lo es la historia. Personalmente me molesta que traten de vedarme temas de conversación, porque creo tener la (rara) habilidad de conversar sin satanizar (o enemizar) al interlocutor. Si existe suficiente madurez para conversar de historia no veo el incoveniente de hacerlo.

En verdad, ojala que lo hijos de la democracia entendamos esto y mediante la inteligencia, el conocimiento y la madurez (no mediante el olvido indiscriminado) se pueda pensar en un país donde no quieres romperle la cara a tu vecino porque piensa distinto

mydir said...

tienes razon. a mi me gustaria que surgiera un tercer referente en el aspecto politico es decir algo aparte de la izquierda y la derecha.
pero por otro lado la historia es ciclica y lo del pasado tiene relacion con el presente e incluso hay cosas que se repiten y es que nunca aprendemos

p4ncho said...

Me parecio bastante como sensato lo que dijiste,todo bien de hecho. Creo que algo de "olvido" en pro de un futuro mejor, nunca esta de mas. Dejar la historia en lo que es, historia.Y empezar a vivir el prsente en vez de tener flash backs al mas puro estilo veterano de vietnam, cada vez que se nos presente un problema como nacion.

borr3go said...

Aaaaaaaaaaaaamén...

muy bien dicho

Luna said...

Sí, debemos mirar hacia el futuro, pero para eso es necesario sanar las heridas del pasado. No habrá reconciliación y no cesara la división hasta que de una vez se digan donde esta toda la gente desaparecida durante los 17 años de dictadura. Cuando la gente que cometió esos crímenes se ponga la mano en el corazón y admita sus errores. Cuando le den paz a los familiares de detenidos desaparecidos. Cuando eso pase podremos levantar la frente con orgullo. Pero no podemos hacer oídos sordos con el pasado, un pasado que aun nos afecta y que nos seguirá afectando mientras los crímenes no sean admitidos de verdad. Y mientras allá gente que siga avalando una dictadura llena de torturas y asesinatos esa reconciliación no llegara. Es por esto que nuestro deber como jóvenes es exigir justicia, una verdadera justicia, no una a medias. Hacer valer nuestra opinión de manera efectiva y práctica. Es fundamental que nosotros sepamos valorar nuestro pasado para saber que errores no cometer en un futuro.