Fui el monstrito

Saturday, February 25, 2006

Por segunda vez en mi vida iba al festival de viña, donde mueren artistas y renacen otros, mujeres gritonas y hombres con sueño, sudor...mucho sudor, gritos y garabatos, abucheos por doquier y como buen chico humilde, fui a galeria.

Donde a las 5 haces la fila, a la 7 entras y esperas 3 horas para comenzar el show, nadie te respeta y me hace feliz, en el fondo es un reflejo de la sociedas. Sergio y Miriam daban la bienvenida al show, donde abririan unos noruegos que me olian a podrido...A-ha, en el fondo eran buenos. me olia brit pop y no le hacia asco.

Tigres del norte? que es eso...
Julio sabala? Nada nuevo, lo mato el tiempo y la hora.
Javier estrada? Sin comentarios, solo relleno.

Y el marrano es aperrado, uno se acostumbra a esperar, a que te miren feo porque andai con un chanchito que por favor entiendan que se llama Juanito, y a mucha honra. Que son unos pelucones anti-esteticos, feos y todo,yo aspiro a lo mismo.

Salte, grite, y hasta casi llore(mentira) me quede afonico de tanto gritar de oro, y ademas de recordarle a un par de artistas a sus madres, es emocionante ver las caras de miedo de los artistas, y es que hay veces en que ya no se puede esperar, me senti bien ignorando a unos charros podridos y a un español ambiguo, pero por la cresta que fui el triple feliz cuando vi a mas de 100 Juanitos moverse al son de bajo, guitarras y bateria.

No vale lña pena decir que luego del show me fui de farra, se dice que baile reggeton y luego rockie, no se si agradecer o lamentar que no recuerdo mucho, ese espectaculo no me motiva.

Saludos.....ProPe

5 comentarios:

Tamara Monzonsillo said...

El mundo conspira en mi contra, cuando quiero ser buena y deferente las cosas no se dan. Es el cumpleaños de Cristian y pese a que no hizo fiesta o té infantil le compré un regalo, uno que me gustó mucho, algo comestible, algo con almendras... algo que me comí cuando descubría que no llegaba.
Yo quería hacerle un regalo y finalmente, terminé por regalarme algo. Un chocolate, mi vicio y el de todos ustedes, amigos de lo ajeno (me refiero a vidas, qué hacemos leyendo vidas ajenas).
Cristián es un infaltable en mi vida, es como mi perro, no porque ese a arrastrado, huevón o ande en cuatro patas, sino porque está ahí. Aunque en realidad es mentira, mi perro como es pollerudo no sale.
No, Cristian desparece. Vive como a tres cuadras de mi casa, pero pueden pasar meses sin que lo vea o semanas que parece vivir en mi casa.
Se me ocurre que en su habitación oculta un extraterrestre o que tiene un harén virtual – lo último no sería raro en un cualquiera, pero Cristián es candidato a la canonización, no sólo porque me soporta, sino porque escucha a todo los nerd, alérgicos y bicharracos adolescentes sin poner mala cara.
Y de repente aparece, seis meses sin verlo y como si nada hubiese pasado. Por eso lo comparé con un perro o un gato. Aparece como si nada, sin dar una explicación, por último podría inventar un funeral, decirme que se murió nuevamente su abuela que ya había muerto hace cinco años, o que a su hamster le dio un infarto. Por último que lo tenía secuestrado el cartel de séptimo básico. . Nada... Así sin más llega. Lo peor del caso es que ni siquiera le pido explicaciones. Él es así, punto.
Podría matar a alguien y yo ocultaría el cadáver debajo de la cama... son las licencias que se pude dar alguien que me ha tolerado por tanto tiempo.
Y ahora que quiero ser deferente no llega.
Él no tiene celular, como es medio paranoico, se me ocurre que es por miedo a la radiación u otra cosa, porqué la gente como él es dada a escuchar los discursos de los ecologistas terroristas o terroristas ecologistas. Para ubicarlo hay que llamar a la casa, su madre- una mujer santa-, y familia en pleno nunca saben donde está, lo que es extraño.
El parece nerd, aunque no lo es... tiene muchos amigos, amigos neuróticos como yo que lo llaman en el momento de la crisis. Cuando su madre me dice que no sabe donde está o lo que es peor: “Fue a tu casa”, se me ocurre que pertenece a una secta u organización terrorista.
Por qué es tan inubicable... no lo sé.
Hoy día no llegó y cuando llame a su casa me dijeron que vino hacia acá.
Esperé, pero el aroma del chocolate se escapaba del envoltorio y como en la propaganda me comí el regalo.
Como soy una inútil y no sé ni recortar un papel - culpa de mi madre, que me hizo todos los trabajos de tecnológica. Ahora puedo confesarlo ya que no tengo nunca más esa diabólica asignatura en la que te enseñan a ser útil- decidí escribirle una cartita.

Y esta columna. Esa es su foto, si lo ven en la calle lo abrazan y si les pega un combo por eso, lo perdonan... ¿O.k.?

monzonsillo@hotmail.com

Sunrider said...

Bueno, a mi ese comentario me sabe a Pasalacua (O como se escriba)
Saludos!!

Pecas said...

Yo pretendía ir a ver a los Chancho, pero Los tigres del norte era lo menos peor de la parrilla programática de la noche... así que nooo... paso.
Además tuve el soberano cueaso de ir a verlos a la kinta, pero por los recitales de Cristal.

Es bkn cuando, por un momento, te ves envuelto dentro de una masa de gente que piensa igual que tu, siente igual que tu y que también, esa masa, es capas de hacerte sentir parte de algo... simplemente la raja.

Angeles said...

ah.. yo vengo recien llegando de viña... , me mande los seis dias, y comparto opinion sobre ese dia contigo.
Lejos lo mejor del festival fue Franz Ferdinand, Sergio Lagos, Miranda... Legrand, Chancho.. y eso. Igual entrete estar alla, aunque ya no tenga voz para decirlo y tenga escribirlo.

roberto caimanque said...

a ver , esto de que si el festival es o no una mierda me da lo mismo, los chanchos es una banda esforzada no dire que son virtuosos, el guitarrista invitado exelente, grande wiechafe!!!! pero no me tires al suelo a los tigres de3l norte eso si que no, grande, los narcorridos son la raja, te apuesto que no te has dado la paja de escucharlo, pero si hasta el tresma de alvaro enriques los tributa con el jefe de jefes, chau saludos totales